Un nuevo mundo en el amanecer del tiempo

by Tomás in Críticas

Don Chaffey, El realizador de historia tan demodé, nos transporta a un inhóspito escenario sobre el que homínidos de diversa ralea coexisten al albur de condicionamientos naturales de todo jaez. No son pocas las amenazas que se ciernen sobre ellos: movimientos telúricos, fenómenos meteorológicos o, simplemente, ataques de animales más  propios del mito que de la realidad. En un contexto de sensual publicidad, la protagonista de la trama se nos presenta como el subproducto de una sociedad impregnada de hedonismo hippy, aunque contaminado por las exigencias de un mercado sediento de beneficios a corto plazo, para cuya obtención explota hasta la saciedad las reivindicaciones contraculturales que toman a éste mismo como el objeto de sus más mordaces críticas.  La mejor elección para tal cometido es Raquel Welch, una fantasía masculina que se apropia de los valores connaturales al inconformista para asimilarlo a la maquinaria capitalista a través del mito erótico. Y todo ello, a través de un nuevo mundo en el amanecer del tiempo.