Filmografía de la Revolución Industrial

Historia Contemporánea (y Cine) – III (2ª parte)

by Tomás in Ensayos

Filmografía

Tiempos modernos (Charles Chaplin, 1936)

Ficha técnico-artístisca

Tiempos modernos (Modern Times). Dirección: Charles Chaplin, 1936. Nacionalidad: Estados Unidos. Guión: Charles Chaplin. Producción: Charles Chaplin Productions. Intérpretes: Paulette Goddard (A. Gamin), Henry Bergman (Propietario del Café), Tiny Sandford (Big Bill), Chester Conklin (Mecánico), Hank Mann (Burglar), Stanley Blystone (Padre de Gamin), Al Ernest Garcia (Presidente de la Electro Steel Corp.), Richard Alexander (Celador de la prisión), Cecil Reynolds (Ministro), Mira McKinney (Esposa del Ministro), Murdock MacQuarrie (J. Widdecombe Billows), Wilfred Lucas (Oficial joven), Edward LeSaint (Chérif Couler), Fred Malatesta (Camarero del Café). Formato: B/N. 1,37:1. Duración: 87 min. Localizaciones: Hollywood Boulevar & Vine Street, Hollywood, Los Angeles, California (Estados Unidos). Estreno: 11 de febrero de 1936.

Sinopsis

Preso de un convulso estado de nervios, Charlot es despedido de la fábrica donde trabaja como operario en una cadena de montaje, e ingresado, poco después, en un centro psiquiátrico. Al salir, deambula por la calle. Acusado de encabezar un tumulto, es detenido y encarcelado. Sin ser consciente, y bajo los efectos de la cocaína, impide la fuga de unos presos. Le ponen en libertad, y le procuran un empleo en unos astilleros, pero provoca daños, y lo echan. Al final, abandona la ciudad junto a una fiel Paulette Goddard.

Contexto   histórico

El filme no es inmune al auge del fascismo y del nazismo, como tampoco, a los movimientos contestatarios de izquierdas, ni a las contradicciones derivadas de la Revolución Industrial. El año de su estreno, Hitler y sus acólitos emprenden una campaña de terror que se materializa en un “inventario racial biológico”, una ominosa clasificación racial diseñada con el objeto de exterminar a los judíos en un postrer genocidio, mientras que en Francia y en España se reorganizan la izquierda de León Blum y de Manuel Azaña, respectivamente.


Las amistades peligrosas (Stephen Frears, 1988)

Ficha técnico-artístisca

Las amistades peligrosas (Dangerous Liaisons). Dirección: Stephen Frears, 1988. Nacionalidad: Estados Unidos / Reino Unido. Producción: Lorimar Film Entertainment. Intérpretes: Glenn Close (Marquesa Isabelle de Merteuil), John Malkovich (Vizconde Sébastien de Valmont), Michelle Pfeiffer (Madame de Tourvel), Swoosie Kurtz (Madame de Volanges), Keanu Reeves (El Caballero Raphael Danceny), Mildred Natwick (Madame de Rosemonde), Uma Thurman (Cecile de Volanges), Peter Capaldi (Azolan), Joe Sheridan (Georges), Valerie Gogan (Julie), Laura Benson (Emilie), Joanna Pavlis (Adèle), Nicholas Hautrey (Mayordomo), Paulo Abel do Nascimento (Castrato), François Lalande (Curé). Formato: Color (Eastmancolor). 1,85: 1. Duración: 119 min. Sonido: Dolby. Localizaciones: Château de Champs-sur-Marne, Champs-sur-Marne, Seine-et-Marne (Francia). Estreno: 10 marzo 1989 (España).

Sinopsis

La decadente Francia dieciochesca prerrevolucionaria es el escenario de las intrigas nobiliarias que rodean al elenco de actores del filme: la marquesa de Merteuil, Cécile de Volanges, Madame de Volanges, Raphael Danceny, el vizconde de Valmont y Madame de Tourvel. La marquesa promete a su amante, el vizconde de Valmont, una noche de sexo, pero sólo si éste es capaz de seducir a la devota Madame de Tourvel con el único propósito de mancillar su buen nombre. Entretanto, el vizconde yace con Cécile de Volanges, prometida de Raphael Danceny quien, tras enterarse de lo ocurrido, se bate en duelo con el vizconde, asestándole una estocada mortal. Durante su agonía, el vizconde de Valmont encomienda a Danceny su última voluntad: confesar a Madame de Tourvel haberse enamorado de ella en el último momento. En un alarde de honradez póstuma, el vizconde pone al descubierto las intrigas que la marquesa alimentaba, hecho que convierte a esta última en la comidilla de la Corte.

Contexto histórico

El estreno del filme se enmarca en la decadencia soviética precedida por la “perestroika” ((Vid.: <http://www.historiasiglo20.org/TEXT/perestroika.htm>)) de Mihail Gorbachov, y su “glasnost” ((Del ruso, transparencia, la glasnost fue un ejercicio de liberalización política que pretendía poner fin a la impermeabilidad del partido comunista. El reconocimiento público del genocidio estalinista y de otras muchas tropelías (Vid.: <http://www.historiasiglo20.org/GLOS/glasnost.htm>) deslegitimó al Politburó, precisamente, por haber sido cómplice de todo lo sucedido hasta entonces. Gorbachov introdujo reformas económicas y políticas para evitar la desintegración de la URSS, pero el efecto que éstas produjeron no fue, ni de lejos, el que él esperaba. No en vano, la Unión Soviética no tardó en empezar a desmembrarse.)). Asimismo, la atmósfera de supremacía socioeconómica que domina la trama argumental, rememora vagamente la política de “patio trasero” amparada por la Doctrina Monroe, y por el corolario Roosevelt, bajo cuyo auspicio, el gobierno de los Estados Unidos practica en todo el continente americano un imperialismo voraz, al que tampoco es inmune el resto del mundo.