Good Bye, Lenin!

by Tomás in Críticas

Cuenta Becker, en una entrevista que mantuvo con la periodista Beatrice Sartori (“El Cultural” de El Mundo, 6-XI-2003), que “el presupuesto no alcanzó los cinco millones de euros, y lleva ya recaudados 40”. Hoy ya se ha acuñado un término que hace referencia, de una forma más o menos irónica, a la nostalgia que ha despertado la película por la pérdida (que no el olvido), de una sociedad que desapareció tras la caída del Muro de Berlín en 1989, y que recibe el nombre de “Ostalgie”, término que substituye a Nostalgia, y cuyo significado etimológico (-Ost- significa -Este- en alemán) simboliza el deseo de rescatar del pasado lo mejor de una época de represión, y de reacciones opuestas causadas por decisiones políticas absurdas de un capítulo de la historia reciente, que parecía prolongarse en el tiempo en contradicción con los países más desarrollados de su entorno. La “Ostalgie” se traduce en la adquisición, inducida por un potente merchandising, de todo tipo de artículos relacionados con la película. Muy curioso. []

“Good Bye, Lenin. Una comedia sobre la caída del muro”. FilmHistoria Online. Barcelona, 2004. ISSN: 1136-7385.