El patriota: un héroe de la Guerra de Independencia

by Tomás in Críticas

En el año 2000, Mel Gibson asaltaba las pantallas de cine de gran parte del mundo con una maniquea epopeya sobre la Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América. Con un patriotismo algo arrabalero, rescataba del imaginario colectivo la necesidad de recordar que la incipiente y asilvestrada nación americana estaba, ya entonces, abocada al cumplimiento del “destino manifiesto“, que acabaría por tomar forma tras la proclamación, en 1823, de la Doctrina Monroe. Mel Gibson (quizás, obligado por su realizador: Roland Emmerich) olvidaba que, aunque la intervención de la flota francesa fue decisiva para la definitiva victoria de Yorktown en 1783, la ayuda logística española también lo fue otro tanto. Así que, de no haber sido por la intervención de dos potencias europeas como Francia y España, es muy probable que el Ejército Continental se hubiera visto obligado a rendirse. Recomendamos al lector la crítica que sobre este filme se expone en CineHistoria.